http://www.lanacion.com.ve/noticias.php?IdArticulo=142100&XR=2

Cuenta Abierta

Red de Universidades Lectoras << Pablo Mora >>

La idea de la Red de Universidades Lectoras surgió en Noviembre de 2006 después de la celebración en Badajoz del I Simposio Internacional de Universidades Lectoras, co-organizado por las Universidades de Extremadura, Sevilla y Alicante. Se han adherido a esta Red 20 universidades (España, Portugal y Brasil), con el objetivo básico de potenciar el papel de la lectura y la escritura en la Universidad, no sólo como herramientas de trabajo (la llamada “alfabetización académica”) sino como vehículo de promoción integral del universitario.

Reivindicar la lectura y la escritura como competencia básica y transversal es, además, una manera “militante” de actuar como universitario en la sociedad, pues necesitamos no sólo buenos profesionales sino ciudadanos con una visión crítica, imaginativa, que sepan debatir, dialogar, discrepar… y todo ello se aprende y se mejora leyendo y escribiendo en el amplio sentido de dichos conceptos, y con ayuda no sólo de lo que se conoce como alfabetización básica (leer y escribir en el sentido convencional), sino de la alfabetización informacional, digital, etc., puesto que estamos en un mundo donde la información, el conocimiento y los medios de comunicación convergen continuamente.

Los miembros de la Red han diseñado un conjunto de actividades comunes, que aspiran a poner en práctica propuestas y entornos favorables a la lectura y la escritura en la comunidad universitaria en su conjunto, abarcando desde la escritura académica a las actividades de extensión de la lectura, charlas, exposiciones, publicaciones y un amplio etcétera. Se busca, pues, fomentar una práctica politextual y policontextual, esto es, integrando diversos lenguajes y contextos, como el aula, la biblioteca u otros espacios y recursos que la Universidad puede dinamizar como lugares para el aprendizaje, el diálogo y la creación. Es lo que se conoce como alfabetización múltiple, que se propone integrar las nuevas vías de acceso a la información (Internet, por ejemplo) o los nuevos lenguajes.

Desde una perspectiva ecléctica e integradora, la Red pretende esquivar las dicotomías tradicionales entre Ciencias y Letras o Tecnología y Humanismo, que tanto daño han hecho. Todas las prácticas pueden ser puestas en valor, en el contexto y con el objetivo adecuado: desde un libro de poemas a un blog, desde la lectura en voz alta a la escritura multimedia. Todo ello integrando todos los recursos humanos, materiales e institucionales de las Universidades, su profesorado, alumnado, Bibliotecas universitarias, etc.

Según Joaquín Mª Aguirre, “se trata de formar lectores, no en un sentido restringido (quizá eso ha sido uno de nuestros excesos utilitaristas en la educación), sino en un sentido profundo y sencillo: personas capaces de leer, de disfrutar leyendo y de transmitir su entusiasmo por la lectura a otros. Hay que dejar de convertir la lectura en un acto mecánico y volver a darle el sentido de acceso a lo mejor de la cultura y de crecimiento personal. En este empeño, la Red crece y se van incorporando nuevas universidades de distintos países. ¿Compromisos?: fomentar la lectura y la escritura en el ámbito universitario e investigar sobre un mundo que dábamos por hecho.”